Skip to content

Enjoy Thinking: Cómo impulsar la creatividad y el pensamiento crítico a través del aprendizaje de las matemáticas

Enjoy Thinking

¿Cómo es posible que las matemáticas generen tanta ansiedad? ¿No será que se podrían aprender de manera diferente? ¿No será que nos falta disfrutar pensando?

Estas son las preguntas que nos llevaron a organizar Enjoy Thinking, un evento diseñado para abordar la transformación educativa y el aprendizaje de las matemáticas en las aulas. De la mano de referentes que han pensado (¡y actuado en consecuencia!) sobre el tema. Se trata de un espacio para reflexionar y dar estrategias a la comunidad educativa para que los alumnos no solo adquieran conocimientos, sino que también desarrollen habilidades clave como el pensamiento crítico, la creatividad y la capacidad de resolver problemas.

En la primera edición de Enjoy Thinking, celebrada en el Espacio Bertelsmann de Madrid, nos acompañaron Clara Grima, doctora en matemáticas y profesora de la  Universidad de Sevilla; Laura Morera, doctora en Didáctica de las Matemáticas y responsable didáctica de Innovamat; Coral Regí, bióloga, educadora, presidenta del Fórum Europeo de Administradores de la Educación (FEAE) de Cataluña y miembro del Consejo Estatal del FEAE, y Albert Vilalta, profesor de Didáctica de las Matemáticas en la Universidad Autónoma de Barcelona, investigador y miembro del equipo Didáctico de Innovamat. Cuatro ponentes de primer nivel para abordar, desde distintos puntos de vista, los retos actuales que vivimos en el aula y en la sociedad en general, en una jornada conducida por Verónica Sánchez, coordinadora curricular en la Escuela L’Horitzó de Barcelona, periodista y escritora.

Cómo el aprendizaje de las matemáticas puede cambiar el mundo

«Las matemáticas de los grandes maestros tratan de conectar, calcular, comunicar, conversar y resolver problemas», explicaba Verónica Sánchez para introducir la ponencia a dúo de Clara Grima y Laura Morera. Una conferencia para explicar qué significa hacer matemáticas y cómo podemos llevar las matemáticas de los grandes maestros al aula, sin miedo. El problema del viajante Clara Grima y Laura Morera coincidieron en los beneficios de llevar al aula las matemáticas más profundas. «La gente piensa que los matemáticos se pasan el día haciendo cuentas… Y no es así. Los matemáticos hacen cuentas, igual que los peluqueros o los abogados, pero además, los matemáticos resuelven problemas», comentaba Grima. «Existen muchos problemas matemáticos sin resolver que, si algún día se resolvieran, cambiarían el mundo tal y como lo conocemos», añadía. Morera, desde su vertiente didáctica, planteó: «¿Qué pasaría si lleváramos a las aulas los problemas que grandes matemáticos aún no han sabido resolver? ¡Pues lo hemos hecho! ¡Hemos retado a los alumnos a resolver el problema del viajante!».

El problema del viajante

El problema del viajante es uno de estos problemas matemáticos todavía sin un algoritmo para resolverlo. Trata de que encontremos el camino que debe seguir un comerciante que, con origen y destino en la misma ciudad, tiene que visitar n ciudades intermedias. El reto está en que la distancia recorrida sea la mínima, sin pasar dos veces por la misma ciudad. Durante la ponencia, Morera explicó cómo introdujo este problema en las aulas de distintos cursos de la ESO y analizó las estrategias que habían encontrado los alumnos para tratar de resolverlo. Detectó hasta seis, y concluyó que «acercar los grandes problemas matemáticos a los alumnos y trabajar las matemáticas a través de la resolución de problemas ayuda a fomentar el pensamiento crítico, la creatividad y la capacidad de adaptación». En este sentido, Grima añadió que «resulta fundamental abordar las matemáticas desde distintas perspectivas y hacer que el aprendizaje sea como un juego de deducción». Ambas coincidieron en la importancia de plantear las preguntas correctas para «ayudar a los alumnos a ir más allá». Grima concluyó que «no hay nada más provocador para un niño que decirle “No sabemos encontrar la solución a este problema”; se trata de hacerles partícipes del mundo en el que viven». Y no solo se puede conseguir llevando problemas actuales a las aulas; lo que hay que generar es un ambiente de resolución de problemas.

Cómo generar un ambiente de resolución de problemas en el aula

Albert Vilalta, por su parte, exploró en su conferencia de qué manera las matemáticas nos ayudan a desarrollar habilidades competenciales. Citando a George Pólya, explicó que «es mejor resolver un problema de cinco maneras distintas que resolver cinco problemas distintos de la misma manera». Destacó la importancia de generar un ambiente de resolución de problemas «planteando problemas, aplicando estrategias y, finalmente, dando la solución y planteando nuevos retos en el aula», y explicó 10 claves para fomentar este ambiente de resolución de problemas en el aula de matemáticas. Ambiente de resolución de problemas Para poder guiar a los alumnos a desarrollar habilidades como el pensamiento crítico, «es necesario proporcionar un ambiente en el que los alumnos se sientan seguros para hacer preguntas y cometer errores sin ser juzgados», afirmó Vilalta. «Es importante que los alumnos aprendan a plantear preguntas y a buscar respuestas de manera autónoma, desarrollando su capacidad de análisis y el razonamiento lógico», añadió. Además, enfatizó la necesidad de proporcionar problemas desafiantes y abiertos que les permitan aplicar los conceptos aprendidos a situaciones reales y motivadoras. Por último, Vilalta concluyó que «los docentes tienen un papel fundamental para lograr esta transformación en el aula de matemáticas».

Cómo implementar buenas prácticas de transformación educativa en los centros

La última ponencia de Enjoy Thinking estuvo a cargo de Coral Regí, quien afirmó que «educar personas para resolver problemas no es una estrategia solo para que aprendan muchas matemáticas. Es una estrategia para enfrentarse a la vida, porque los retos van a ser su manera de vivir». En este sentido, destacó un gran reto para la comunidad educativa: «Hemos de formar personas autónomas, capaces de conducir su propia vida y preparadas para vivir en un mundo cambiante». Coral Regí Regí también destacó la necesidad de plantear el aprendizaje como un reto para mantener la curiosidad y el deseo de aprender de los alumnos. La educadora comentaba que los profesores que tienen miedo a que la inteligencia artificial les quite el trabajo es porque creen que su función es simplemente transmitir. Y es que, para Regí, un centro educativo tiene que ser un lugar donde los niños y niñas aprendan a través de la autosuperación, la perseverancia, la curiosidad y la creatividad. Asimismo, destacó la necesidad de fomentar una cultura de aprendizaje colaborativo en la que los docentes compartan buenas prácticas y trabajen juntos para ofrecer una educación de calidad, porque, «por encima de todo, las escuelas están hechas para que los alumnos se eduquen y aprendan, no para que nosotros trabajemos», sentenció.

Enjoy Thinking, un espacio de reflexión e inspiración

El aprendizaje matemático, pues, es vital para el desarrollo de habilidades como el pensamiento crítico, la argumentación y la resolución de problemas. Esperamos que esta iniciativa sirva de inspiración a toda la comunidad docente que asistió a Enjoy Thinking para transformar las aulas de matemáticas y motivar a los alumnos para que disfruten pensando, enfrentándose a los retos matemáticos con curiosidad y entusiasmo. Puedes recuperar las sesiones del evento aquí.

No te pierdas el resumen del evento, en el que algunos asistentes nos explican cómo las ponencias de los expertos invitados les inspiraron.

Entradas recientes

Suscríbete a la newsletter

Recibe todas nuestras novedades y contenidos exclusivamente en tu correo.